Ventajas e inconvenientes de una comunidad de bienes

Dentro del mundo de la empresa existen muchas fórmulas de unión entre profesionales que buscan un mismo objetivo: conseguir el …

Dentro del mundo de la empresa existen muchas fórmulas de unión entre profesionales que buscan un mismo objetivo: conseguir el éxito y generar cada vez más ingresos con su actividad laboral.

Una de las opciones con más aristas a la hora de entender su funcionamiento es la comunidad de bienes.

Esto hace que, tanto en el momento de constituirla como a la hora de tomar decisiones habituales sobre su gestión, los miembros de la misma suelan contar con asesores especializados.

En Escobar y Sánchez Abogados contamos con letrados y juristas especializados en Derecho Mercantil y, por tanto, con amplios conocimientos sobre qué es una comunidad de bienes y cómo funciona.

Por eso, cada vez son más los empresarios de este tipo de organizaciones los que cuentan con nuestros servicios para afrontar su día a día.

Qué es una comunidad de bienes

Las comunidades de bienes son, en esencia, una unión de profesionales que se organizan para trabajar en un proyecto común.

Generalmente, es una opción utilizada por autónomos que regentan pequeños negocios y que son conscientes de que la unión hace la fuerza.

De esta manera, surge una asociación sin necesidad de que estos profesionales dejen de ser autónomos y se tengan que constituir como una empresa del tipo Sociedad Limitada o Sociedad Anónima.

Aunque no se rigen por una fórmula con personalidad jurídica propia, sí que se puede considerar que una empresa comunidad de bienes puede adquirir derechos y obligaciones de cara tanto a los clientes y proveedores como a la administración pública.

Incluso cuentan con un número de identificación fiscal al que se asigna la letra E. 

Proindiviso: Todo lo que necesitas saberProindiviso: Todo lo que necesitas saber

Cómo funciona una comunidad de bienes

Las comunidades de bienes tienen unas características muy abiertas, que pueden diferir de unas a otras y que dependen, en esencia, del modo de organización que exijan sus integrantes.

Lo principal que se debe comprender es que todos los miembros de este sistema tendrán la propiedad o titularidad de un bien o derecho proindiviso, que es lo que les mantiene unidos.

Sin embargo, todo lo demás dependerá de la implicación de cada profesional autónomo.

Por ejemplo, cada miembro autónomo realizará un aporte económico y se implicará en mayor o menor medida en la gestión del proyecto común.

Esto, por tanto, tendrá repercusiones a la hora de repartir los beneficios o compartir las pérdidas.

De esta manera, quienes más se impliquen en el proyecto podrán ganar más a medio y largo plazo, pero también tendrán que tener un rol más activo durante todo el tiempo de vida de la comunidad de bienes.

Constitución de la comunidad de bienes

Para constituir una comunidad de bienes se deben tener en cuenta los siguientes puntos clave:

  • Deben existir, al menos, dos socios mínimos para que se pueda llevar a cabo la asociación. Estos firman un contrato privado donde se refleja el papel de cada miembro, sus aportaciones y responsabilidades, así como el objetivo del negocio.
  • Con este contrato, han de darse de alta en el censo de empresarios y obtener un número de identificación fiscal.
  • Si algún socio no es autónomo este habrá de darse de alta en el RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos).
  • Por último, se debe asumir el pago de Impuestos de Transmisiones Patrimoniales por un 1 % del valor de los bienes reflejados en el contrato.

Ventajas e inconvenientes de constituir una comunidad de bienes

Como cualquier otra fórmula de asociación de actividades empresariales, las comunidades de bienes tienen diversas ventajas e inconvenientes que merece la pena tener en cuenta a la hora de aliarse con otros autónomos y conformar este tipo de entidad:

Ventajas de la comunidad de bienes

  • Los trámites de constitución son sencillos, rápidos y económicos.
  • No se precisa de un aporte mínimo de capital para llevar a cabo la constitución de la comunidad.
  • Desde el punto de vista de la gestión administrativa, la actividad se simplifica porque todos los autónomos trabajan bajo un mismo NIF y, por tanto, trabajan con una misma contabilidad.
  • Salvo en algunas circunstancias especiales —por lo que siempre se recomienda el estudio por parte de profesionales—, las comunidades de bienes no tributan por el Impuesto de Sociedades, sino por el IRPF, que ofrece mayores ventajas para los autónomos.

Inconvenientes de la comunidad de bienes

  • El principal punto negativo de la comunidad de bienes es que la responsabilidad de todos los autónomos asociados es ilimitada y solidaria. Esto quiere decir que todos los miembros harán frente a deudas o impagos por igual, incluso con bienes o propiedades ajenos a la comunidad.
  • No existen tantas ayudas o subvenciones que contemplen la posibilidad de que los comuneros sean beneficiarios de ellas.

Todo esto es una comunidad de bienes desde sus características principales.

Es una fórmula profesional a la que muchos autónomos se acogen para no perder la independencia y sumar fuerzas con otros profesionales.

La hora extra en el estatuto de los trabajadores: normativa y derechos laborales en EspañaLa hora extra en el estatuto de los trabajadores: normativa y derechos laborales en España

Todo ello con el objetivo de lograr el éxito, captar más clientes y crear sinergias que aseguren la pervivencia de sus proyectos a medio y largo plazo. 

Relacionado

Suscríbete a nuestro Blog