artículos

Contrato en prácticas: cuáles son sus características

contrato en practicas

Una vez terminado el periodo de formación, toda persona tiene un reto por delante: pasar a formar parte del mundo laboral.

En muchas ocasiones, este paso es complejo debido a la alta competitividad y la falta de experiencia.

Para que los jóvenes puedan transicionar hacia las empresas de manera sencilla, existe el llamado contrato en prácticas.

Es un tipo de relación laboral muy interesante tanto para los empleados como para los empresarios, y una de las mejores maneras de acumular experiencia.

Cada vez más normalizado, es importante tener en cuenta que el contrato en prácticas se ha visto modificado con los últimos cambios legislativos en materia laboral y de contratación.

En Escobar y Sánchez Abogados contamos con un equipo especializado en estas materias de derecho laboral y, por tanto, ofrecemos una guía clara sobre todo lo relativo a los contratos en prácticas a nuestros clientes.

Qué es un contrato de trabajo en prácticas

El contrato de prácticas es un acuerdo laboral que persigue que la persona que tiene conocimientos teóricos sobre un campo profesional pueda conocer en primera persona cómo se aplican a un entorno real de trabajo.

En las condiciones de trabajo en prácticas es fundamental tener en cuenta que la empresa se compromete a formar a estas personas, mostrarles los protocolos, las formas de proceder, la manera en la que deben comunicarse con el entorno que tiene que ver con el puesto que van a desempeñar, etc.

Conocido tradicionalmente como contrato en prácticas o contrato formativo, la reciente reforma laboral ha cambiado su denominación. Ahora se habla de contrato destinado a adquirir una práctica profesional.

Baja por depresión: requisitos e información imprescindibleBaja por depresión: requisitos e información imprescindible

Contrato en prácticas características

Hay que tener en cuenta una serie de características de los contratos en prácticas, que son, en muchas ocasiones, la principal fuente de conflictos entre el empleado y el trabajador, y lo que hace que muchas personas vengan a nuestro despacho profesional a solicitar asesoría.

El contrato en prácticas ofrece una oportunidad única para que los recién graduados pongan en práctica sus conocimientos teóricos.

Esta modalidad de contrato busca que el trabajador adquiera la experiencia necesaria para desempeñarse eficazmente en su profesión.

Por ello, se vuelve fundamental que las actividades desarrolladas estén relacionadas directamente con la formación académica obtenida.

Otra característica distintiva del contrato en prácticas es su duración determinada.

Finalmente, es esencial que el contrato en prácticas no se utilice para cubrir puestos de trabajo de carácter estructural dentro de la empresa.

Su objetivo es formativo y, como tal, debe proveer al trabajador una experiencia que contribuya significativamente a su desarrollo profesional, evitando su utilización para tareas que no estén alineadas con su perfil académico.

Contrato en practicas requisitos

Para acceder a un contrato en prácticas, es imprescindible que el solicitante haya obtenido un título universitario o de formación profesional recientemente.

Especificamente, el título debe haberse conseguido en los últimos tres años o en los últimos cinco años si el candidato tiene una discapacidad, asegurando su relevancia con las demandas actuales del mercado laboral.

Otro requisito importante es que el título obtenido debe estar oficialmente reconocido o convalidado en España, especialmente si los estudios se completaron en el extranjero.

Usar la capitalización del paro para montar tu tienda onlineUsar la capitalización del paro para montar tu tienda online

Esto valida la preparación académica del solicitante conforme a los estándares educativos nacionales y garantiza que la formación adquirida es pertinente y aplicable en el contexto laboral español.

En cuanto a la duración, el contrato en prácticas ofrece flexibilidad dentro de ciertos límites.

Se establece un período de duración mínimo de seis meses y un máximo de dos años.

Durante este tiempo, el contrato puede ser renovado o prorrogado, siempre que el total no exceda el límite temporal, permitiendo así una adaptación a las necesidades formativas del trabajador y de la empresa.

Respecto al aspecto salarial, el contrato en prácticas contempla un sueldo no menor al 60% y 75% del salario del convenio para un puesto similar, durante el primer y segundo año, respectivamente.

Este requisito asegura una compensación justa para el trabajador en formación y responde a la inversión de tiempo y esfuerzo dedicados a su capacitación profesional.

Finalmente, es esencial que las tareas asignadas en el contrato en prácticas se correspondan con el nivel de estudios del trabajador, ofreciendo una experiencia de trabajo que contribuya a su desarrollo profesional.

Esto significa que el contrato no debe usarse para realizar funciones que el trabajador ya haya ejecutado previamente en la empresa, sino para fomentar su crecimiento y aprendizaje en el ámbito laboral.

Ventajas y desventajas de los contratos en prácticas

Por su propia naturaleza, los contratos en prácticas tienen una serie de ventajas e inconvenientes que hay que tener en cuenta a la hora de aceptar un trabajo bajo este paraguas legal.

Contrato en prácticas Ventajas

Los puntos a favor de esta fórmula de contratación son muchos.

Días Hábiles: Su importancia y aplicación en el ámbito Administrativo y LaboralDías Hábiles: Su importancia y aplicación en el ámbito Administrativo y Laboral

Entre ellos, destacan los siguientes:

  • Se acumula experiencia profesional de la mano de trabajadores que llevan años trabajando en ese mismo sector y tipo de empresa.
  • Se obtiene un certificado que evidencia la realización del programa de prácticas.
  • Se acumula tiempo de cotización, por lo que al finalizar el contrato se puede solicitar prestación por desempleo.
  • Es una buena forma de insertarse en el mercado laboral, obtener contactos y posicionarse como un profesional dentro del sector.

Contrato en prácticas Desventajas

Aunque el contrato en práctica con la reforma laboral ha eliminado muchos de sus puntos débiles, estos son los más importantes que todavía persisten:

  • El salario base suele ser menor que el de los compañeros que realizan las mismas tareas, pero no están contratados en prácticas.
  • No hay derecho a indemnización por despido.
  • Para acceder a este tipo de contrato en prácticas hay que cumplir los requisitos de edad, formación, etc.

Con todos estos puntos, tanto empresas como trabajadores pueden valorar el interés de firmar un contrato en prácticas, que lleva asociado una serie de comprobaciones, requisitos y compromisos legales que hay que cumplir, como solicitar una fotocopia del título y elaborar el certificado de prácticas ya citado.

En nuestro despacho de abogados ayudamos tanto a empresas como a trabajadores en prácticas con las gestiones a realizar o cuando surge algún conflicto entre las partes.

Nuestros letrados especializados en la materia están completamente actualizados respecto a la norma para lograr la mejor resolución para cualquier escenario.

Contrato en practicas características

El contrato en prácticas ofrece una oportunidad única para que los recién graduados pongan en práctica sus conocimientos teóricos. Esta modalidad de contrato busca que el trabajador adquiera la experiencia necesaria para desempeñarse eficazmente en su profesión. Por ello, se vuelve fundamental que las actividades desarrolladas estén relacionadas directamente con la formación académica obtenida.

Una característica distintiva del contrato en prácticas es su duración determinada. Aunque el contrato inicial debe tener un mínimo de seis meses, este puede extenderse hasta alcanzar los dos años como límite, permitiendo así una adaptación más orgánica al ritmo de trabajo y aprendizaje del profesional en formación.

En términos de remuneración, el contrato en prácticas establece una compensación que debe ser al menos el 60% o 75% del salario fijado por el convenio para el puesto de trabajo durante el primer y segundo año, respectivamente. Este sueldo garantiza que el trabajador en prácticas reciba una retribución justa mientras se capacita y aporta valor a la empresa.

Otra peculiaridad importante es que el contrato en prácticas debe ser firmado dentro de los tres años siguientes a la obtención del título académico, o cinco años en el caso de personas con discapacidad. Esto asegura que los conocimientos y habilidades del trabajador sean actuales y relevantes para las demandas del mercado laboral.

Finalmente, es esencial que el contrato en prácticas no se utilice para cubrir puestos de trabajo de carácter estructural dentro de la empresa. Su objetivo es formativo y, como tal, debe proveer al trabajador una experiencia que contribuya significativamente a su desarrollo profesional, evitando su utilización para tareas que no estén alineadas con su perfil académico.