artículos

Indemnización por despido: derechos, fórmulas y plazos

indemnizacion por despido

En España, el despido de un trabajador es una situación que puede generar muchas dudas y preocupaciones tanto para el empleado como para el empleador.

En el ámbito laboral, existen normativas y leyes que regulan los derechos y las obligaciones de ambas partes en caso de despido.

Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta es la indemnización que corresponde al trabajador en caso de despido.

Vamos a profundizar en el tema de la indemnización por despido en España.

Explicaremos los diferentes tipos de despidos y las fórmulas utilizadas para calcular la indemnización.

Además, también hablaremos de los plazos y los derechos que tiene el trabajador en caso de despido.

Es importante conocer estos aspectos para poder ejercer nuestros derechos laborales y asegurarnos de recibir una compensación justa en caso de ser despedidos.

La indemnización por despido es un derecho laboral que protege a los trabajadores en caso de despido injustificado

La indemnización por despido en España es un derecho laboral fundamental que protege a los trabajadores en caso de ser despedidos de manera injustificada.

Esta compensación económica tiene como objetivo mitigar los efectos negativos que supone la pérdida del empleo y brindar una cierta estabilidad económica durante el periodo de transición.

La fórmula para calcular la indemnización varía según el tipo de despido

En España, la indemnización por despido es un derecho que tienen los trabajadores en caso de ser despedidos de manera injustificada o improcedente.

Sin embargo, la fórmula para calcular dicha indemnización puede variar dependiendo del tipo de despido que se haya llevado a cabo.

Despido objetivo

En el caso de un despido objetivo, la indemnización se calcula en base a la antigüedad del trabajador en la empresa.

La fórmula para calcularla es la siguiente:

  • 20 días de salario por año trabajado, con un máximo de 12 mensualidades

Despido improcedente

En el caso de un despido improcedente, la indemnización también se calcula en base a la antigüedad del trabajador en la empresa.

La fórmula para calcularla es la siguiente:

  • 45 días de salario por año trabajado, con un máximo de 42 mensualidades, para los periodos trabajados hasta febrero de 2012.
  • 33 días de salario por año trabajado, con un máximo de 24 mensualidades, para el periodo trabajado a partir de febrero de 2012.

Despido disciplinario

En el caso de un despido disciplinario, el trabajador no tiene derecho a indemnización, ya que se considera que ha incurrido en un incumplimiento grave de sus obligaciones laborales.

En cualquier caso, es importante contar con el asesoramiento de un abogado laboralista para asegurarse de recibir la indemnización correspondiente y defender los derechos laborales en caso de despido.

Despido improcedente

Si el despido es objetivo, se puede reclamar una indemnización equivalente a 33 días por año trabajado, con un máximo de 24 mensualidades

En España, cuando un trabajador es despedido de forma improcedente, tiene derecho a reclamar una indemnización por despido.

Esta indemnización está establecida por ley y tiene como objetivo compensar al trabajador por la pérdida de su empleo.

La cantidad de indemnización que le corresponde al trabajador en caso de despido improcedente se calcula en base a dos variables: los años de antigüedad en la empresa y el salario mensual del trabajador.

Según la legislación laboral española, la fórmula para calcular la indemnización es la siguiente:

  1. Indemnización general: a partir de la reforma laboral de febrero de 2012: 33 días por año trabajado.
  2. Los trabajadores que ya prestaran servicio en la empresa antes de febrero de 2012 recibirán una indemnización de 45 días por año trabajado hasta esa fecha, y de 33 días por año trabajado a partir de la misma.
  Así quedará la pensión mínima de jubilación con 20 años cotizados en 2024

Es importante destacar que esta fórmula establece un máximo de 24 mensualidades.

Esto significa que, aunque el trabajador tenga más de 24 años de antigüedad en la empresa, solo recibirá una indemnización equivalente a 24 mensualidades.

Por ejemplo, si un trabajador ha estado empleado en una empresa durante 10 años y su salario mensual es de 2.000 euros, su indemnización por despido improcedente sería:

  • Como no ha prestado servicios antes de febrero de 2012: 33 días x 10 años x (2.000 euros / 30 días) = 22.000 euros.

Estos cálculos son orientativos y en cada caso puede variar dependiendo de las circunstancias específicas del despido y de las condiciones laborales del trabajador.

Asimismo los cálculos salariales se realizan aplicando la proporción al año trabajado.

Despido objetivo

La indemnización por despido objetivo es de 20 días por año trabajado, con un máximo de 12 mensualidades.

En España, cuando se produce un despido objetivo, la ley establece que el trabajador tiene derecho a recibir una indemnización.

Esta indemnización se calcula en función de los años trabajados y tiene un límite máximo de 12 mensualidades.

La fórmula para calcular la indemnización en caso de despido objetivo es de 20 días de salario por año trabajado.

Es decir, por cada año que el trabajador haya estado en la empresa, se le debe pagar una cantidad equivalente a 20 días de su salario.

Es importante tener en cuenta que esta indemnización debe ser abonada al trabajador, independientemente de la causa del despido objetivo.

Es decir, tanto si el despido se produce por motivos económicos, técnicos, organizativos o de producción, el trabajador tiene derecho a recibir la indemnización correspondiente.

El límite máximo de 12 mensualidades implica que, aunque el trabajador haya estado muchos años en la empresa, la indemnización no podrá superar el importe correspondiente a 12 mensualidades de su salario.

Por ejemplo, si el trabajador lleva 20 años en la empresa y su salario mensual es de 2.000 euros, la indemnización máxima que recibirá será de 24.000 euros (12 mensualidades).

Es importante destacar que este límite máximo de 12 mensualidades no se aplica en el caso de despido improcedente, donde la indemnización se calcula de forma diferente y no tiene un límite establecido.

La indemnización por despido disciplinario puede ser de 0 euros, si se prueba la procedencia del despido

despido disciplinario

El despido disciplinario es una de las formas de terminación del contrato de trabajo en España.

Se produce cuando el empleador decide dar por finalizada la relación laboral debido a una conducta incorrecta o incumplimiento grave por parte del trabajador.

En caso de que el despido disciplinario sea declarado procedente por los tribunales, el trabajador no tendrá derecho a recibir ninguna indemnización por despido.

Esto se debe a que se considera que ha existido una falta grave por parte del trabajador que justifica su despido.

Sin embargo, es importante destacar que el despido disciplinario debe ser debidamente fundamentado y probado por parte del empleador.

El empresario deberá aportar pruebas que demuestren la existencia de la conducta incorrecta o el incumplimiento grave por parte del trabajador.

En caso de que el despido disciplinario sea declarado improcedente por los tribunales, el trabajador tendrá derecho a recibir una indemnización por despido.

La cuantía de esta indemnización será de 33 días de salario por año de servicio, prorrateándose por meses los periodos inferiores a un año.

Es importante tener en cuenta que el plazo para impugnar un despido disciplinario ante los tribunales es de 20 días hábiles a partir de la fecha de notificación del despido.

Si el trabajador no impugna el despido dentro de este plazo, se considerará válido y no podrá reclamar una indemnización por despido.

Este plazo corre también durante el mes de agosto y es necesario presentar una conciliación previa ante el SMAC.

Despido nulo

En España, el despido nulo se produce cuando se vulneran los derechos fundamentales del trabajador, como la discriminación o la violación de la libertad sindical.

En estos casos, la empresa debe readmitir al trabajador en su puesto de trabajo, abonando los salarios dejados de percibir desde el despido.

Además, en caso de despido nulo, el trabajador puede tener derecho a percibir una indemnización por la vulneración de sus derechos laborales.

En este tipo de despido, la empresa no puede alegar causas objetivas para justificar la extinción del contrato laboral, ya que se considera que se ha vulnerado un derecho fundamental del trabajador.

  Suplir al autónomo por riesgo en el embarazo...

Por lo tanto, la indemnización es más elevada que en otros tipos de despido.

Es importante tener en cuenta que el plazo para impugnar un despido nulo es de 20 días hábiles desde la fecha en que se produjo la comunicación del despido.

Si se supera este plazo, el trabajador perderá el derecho a solicitar la nulidad del despido y, en consecuencia, la indemnización correspondiente.

La reincorporación al puesto de trabajo es una opción en caso de despido nulo o improcedente

despido nulo reincorporacion

En España, cuando un trabajador es despedido de forma nula o improcedente, puede procederse a su reincorporación al puesto de trabajo.

Esta opción está respaldada por la legislación laboral y tiene como objetivo proteger los derechos de los empleados ante despidos injustificados.

En primer lugar, es importante entender qué se considera un despido nulo o improcedente.

Un despido nulo ocurre cuando se vulneran los derechos fundamentales del trabajador, como la discriminación por razones de género, raza, religión, orientación sexual, entre otras.

Por otro lado, un despido improcedente se produce cuando no se cumplen los requisitos legales establecidos para llevar a cabo un despido válido.

En caso de despido nulo el trabajador debe ser reincorporado a su puesto de trabajo abonándose los salarios de tramitación.

En algunos casos también puede abonarse una indemnización por la vulneración de los derechos del trabajador.

En caso de despido improcedente, es la empresa quien debe optar, en el plazo de cinco días desde que se califique el despido como improcedente, por el abono al trabajador de la indemnización legal, o por la reincorporación del mismo con abono de los salarios de tramitación, es decir, el salario dejado de percibir por el trabajador durante el tiempo que ha estado despedido.

Es importante destacar que de los salarios de tramitación, en ambos casos, se restarán los salarios percibidos por el trabajador en el desempeño de otros trabajos.

Igualmente se restará el pago de la prestación por desempleo que debe ser devuelta por la empresa al SEPE.

La empresa también deberá cotizar por todo el tiempo de salarios de tramitación.

Los plazos para reclamar la indemnización por despido

En España, la ley establece que los trabajadores tienen un plazo de 20 días hábiles para reclamar la indemnización por despido a partir de la fecha en que se les notifica dicho despido.

Es importante tener en cuenta que este plazo es de carácter obligatorio y que, una vez transcurrido, se pierde el derecho a reclamar dicha indemnización.

Contar con asesoría legal especializada para garantizar el cumplimiento de los derechos y obtener la indemnización adecuada

La indemnización por despido en España es un derecho fundamental de los trabajadores, que se encuentra regulado por el Estatuto de los Trabajadores.

Sin embargo, para garantizar el cumplimiento de estos derechos y obtener la indemnización adecuada, es recomendable contar con asesoría legal especializada.

En primer lugar, es importante conocer las fórmulas que se utilizan para calcular la indemnización por despido en España.

La fórmula más comúnmente utilizada es la conocida como «despido improcedente«, que consiste en multiplicar los años de antigüedad del trabajador por una cantidad determinada.

En general, se establece una indemnización de 33 días por año trabajado, con un máximo de 24 mensualidades.

Sin embargo, en algunos casos especiales, como los contratos temporales o los contratos de alta dirección, las fórmulas pueden ser diferentes.

Además, es importante tener en cuenta los plazos para reclamar la indemnización por despido.

En caso de despido improcedente, el trabajador tiene un plazo de 20 días hábiles desde la notificación del despido para presentar la correspondiente demanda ante los juzgados de lo social.

Un abogado laboralista podrá analizar cada caso de forma individualizada y determinar la fórmula de cálculo más favorable para el trabajador.

Preguntas frecuentes

1. ¿Cuál es la fórmula para calcular la indemnización por despido en España?

La fórmula básica es 33 días de salario por año trabajado, con un límite de 24 mensualidades.

2. ¿Cuánto tiempo tengo para reclamar una indemnización por despido?

Tienes un plazo de 20 días desde la fecha del despido para reclamar la declaración de improcedencia. La reclamación de salarios u otras cantidades reconocidas y pendientes de recibir es de un año desde su vencimiento.

3. ¿Qué derechos tengo si me despiden de forma improcedente?

Tienes derecho a una indemnización mayor, a la readmisión en el trabajo o a ambas opciones.

4. ¿Qué ocurre si mi empresa me despide por causas objetivas?

En este caso, tienes derecho a una indemnización de 20 días de salario por año trabajado, con un límite de 12 mensualidades.