artículos

10 Gastos deducibles más Importantes para Autónomos

10 gastos deducibles autonomos

Ranking de los 10 principales Gastos deducibles para Autónomos

En este artículo, exploraremos los 10 gastos más significativos que todo autónomo debería considerar para deducir en sus impuestos.

Al final del artículo, te presentaremos un consejo que puede ayudarte a deducir aún más gastos, algo que poca gente conoce.

Si eres autónomo, esta información te resultará muy valiosa.

Tanto si ya eres autónomo como si estás pensando en serlo, seguro que comprendes los desafíos que implica esta situación y las dificultades que pueden surgir.

Beneficio de los Gastos Deducibles

Ante los desafíos de ser autónomo, existe una ventaja que a menudo pasa desapercibida: los gastos deducibles.

Estos gastos pueden dividirse en dos tipos:

  • La cuota deducible de IVA
  • El gasto deducible en el IRPF

Los primeros se refieren a aquellos gastos en los que el IVA resulta deducible y por tanto podremos restarlo del IVA devengado.

Es importante destacar que los autónomos actúan como recaudadores de IVA.

Aunque cobran el IVA a sus clientes finales, no es un ingreso para ellos, ya que deben reembolsarlo a Hacienda.

Por otro lado, al realizar compras, también pagan IVA.

Sin embargo, Hacienda solo devuelve el IVA de ciertos gastos, aquellos que están directamente relacionados con su actividad.

Gastos Deducibles de IVA

Para comprender mejor cómo funcionan estos gastos deducibles, consideremos el siguiente ejemplo:
Imagina que estos son tus ingresos y gastos generales:

Ingresos: 15.000€ más 3.150 IVA

Gastos: 10.000€ más 2.100€ IVA

Supongamos que el tipo de IVA es del 21%.

Tendrías que pagar 1.050€ de IVA

Esto equivale al 21% del IVA que has recaudado al cobrar a tus clientes, menos el IVA que has pagado a tus proveedores por tus gastos.

Trimestralmente, al presentar el modelo 303, la liquidación puede resultar a pagar o bien, si es negativa, la cantidad se compensará en los trimestres siguientes o puedes solicitar la devolución en la última liquidación del año.

Este es el proceso general.

Para que el IVA sea deducible debe cumplir ciertos requisitos:

  • Que el gasto esté directamente relacionado con la actividad.
  • Que el gasto esté documentado con una factura que contenga todos los datos del expedidor y del receptor.
  Así quedará la pensión mínima de jubilación con 20 años cotizados en 2024

Lista de Gastos Deducibles en el IRPF

Para que un gasto sea deducible en el IRPF:

  • Tiene que estar relacionado directamente con la actividad
  • Debe acreditarse mediante factura u otra justificación que ha sido soportado por el declarante
  • Tiene que referirse a gastos que estén completamente afectos a la actividad. No pueden deducirse gastos por elementos que en parte se utilizan para la vida personal y en parte para el negocio.

A continuación, destacamos los gastos deducibles más importantes:

  1. Materiales y Materias Primas y otras compras: Todos los suministros necesarios para tu negocio, sean bienes que se adquieren para venderlos o bien otros necesarios para el trabajo como el material de oficina, son deducibles en el IRPF y 100% desgravables de IVA con factura y justificación.
  2. Alquiler o Vivienda: El alquiler de tu local comercial u oficina es deducible al 100%. Si trabajas desde casa, deberás afectar la parte de la vivienda que utilizas de manera exclusiva. El casero deberá realizar una factura diferente para cada uno, debiendo facturar con IVA la parte dedicada a oficina, lo que suele suponer problemas.
  3. Suministros, teléfono e Internet: Los suministros como luz, agua y calefacción son deducibles al 100% si trabajas en un local, y un 30% sobre el porcentaje de la vivienda destinado a oficina, si trabajas desde casa.
    En cuanto al teléfono si trabajas desde casa y tienes una línea de teléfono y de internet, podrás deducirte estos gastos siempre y cuando puedas justificar que son de carácter profesional. Si tienes dos líneas distintas, una personal y otra profesional, los gastos de la segunda serán deducibles al 100%.
  4. Viajes y Dietas: Los gastos de viaje, como dietas, kilometraje y transporte, son deducibles siempre que puedas justificar que eran inevitables por motivo de tu actividad. Tienen el mismo tope que las dietas y gastos de los trabajadores por cuenta ajena.
  5. Vehículo y Combustible: La compra o el uso de un vehículo son gastos deducibles siempre que se use exclusivamente para la actividad económica. Si se utiliza para uso personal y profesional, solo podrás deducirte el 50% del IVA y nada en IRPF.
  6. Vestuario: La ropa exclusiva para tu trabajo, como uniformes, es deducible, siempre y cuando sea exclusiva para tu actividad. Por ejemplo, el casco y los zapatos del obrero son deducibles, pero un traje de un comercial no lo es.
  7. Gastos de Asesoría y Profesionales: Los gastos de contratar gestores, abogados u otros profesionales necesarios para tu actividad son deducibles.
  8. Herramientas Online: Si usas programas online relacionados con tu actividad profesional, el gasto de la compra o suscripción mensual es deducible en IRPF y en IVA si tienes factura.
  9. Cuota de Autónomo y gastos de personal: La cuota de autónomo y los gastos de salarios y seguridad social de los empleados también son deducibles y se justifican con el extracto bancario y el recibo de nómina.
  10. Seguros: En el caso de los autónomos también se consideran deducibles los gastos de seguros (vida, incapacidad) y de manera destacable los del seguro médico privado tanto del titular como de sus familiares a cargo, hasta la cantidad de 500€ anuales por familiar.
  Reforma contra Maltratadores

Gastos de Difícil Justificación

Existen gastos que no encajan del todo en la actividad y la explicación de por qué son necesarios resulta compleja, son difíciles de justificar por completo ante Hacienda.

Estos se conocen como «gastos de difícil justificación«.

Hacienda entiende que los mismos existen y sin necesidad de detallarlos se pueden deducir automáticamente un importe equivalente al 5% del beneficio, en el IRPF siempre y cuando pertenezcas al régimen de estimación directa simplificada y tus gastos no superen tus ingresos.

Estos gastos se restan del beneficio y reducen los impuestos a pagar.

Recuerda guardar todos los tickets o facturas, ya que son necesarios para justificar los gastos.

Conclusión

En resumen, los autónomos tienen la oportunidad de deducir una variedad de gastos relacionados con su actividad.

Desde materiales y alquiler hasta viajes y herramientas online, estos gastos pueden reducir significativamente la carga fiscal.

Sin embargo, es esencial conocer las normativas y asesorarse adecuadamente para evitar problemas con Hacienda.

Asegúrate de aprovechar al máximo las oportunidades de deducción disponibles para ti como autónomo.

Si deseas obtener más información sobre los gastos deducibles específicos según tu actividad, considera consultar a un profesional del asesoramiento fiscal que pueda brindarte orientación personalizada y precisa.

¡Recuerda que la correcta gestión de los gastos puede marcar una gran diferencia en tus impuestos y en la salud financiera de tu negocio!