artículos

Qué es el modelo 303 y cómo presentarlo

modelo 303

Para los profesionales, es imprescindible estar al tanto de sus obligaciones fiscales y, por ello, deben tener claro qué es el modelo 303, ya que la autoliquidación trimestral del IVA es uno de los compromisos más relevantes con respecto a Hacienda para autónomos y empresas.

La falta de presentación, o la presentación con errores o incompleta, puede dar lugar a la aplicación de recargos y sanciones. Por eso es tan importante conocer bien esta forma de declarar el impuesto sobre el valor añadido.

Qué es el modelo 303 del IVA

La forma en la que Hacienda y los contribuyentes se relacionan ha evolucionado en los últimos años hacia un sistema de declaración más sencillo y amigable.

Es en este marco donde surge el modelo 303, que es un formulario que se emplea para practicar la autoliquidación trimestral de IVA.

Al analizar para qué sirve el modelo 303, debe quedar claro que en este documento se hace la cuantificación de la deuda tributaria.

Es decir, que al IVA soportado en las facturas recibidas de proveedores de bienes o servicios, se le resta el IVA repercutido por el declarante a sus clientes en las facturas que ha emitido.

La cuota resultante es la cantidad que hay que ingresar en el Tesoro en tiempo y forma.

Una de las características del impuesto modelo 303 es que no es uno de los más sencillos que existe.

Cuenta con más de 80 casillas repartidas en ocho secciones, lo que dificulta su manejo por parte de personas que no están familiarizadas con el tema.

Quién debe presentar el modelo 303

La obligación de presentación recae en cualquier persona o entidad que desarrolle actividades profesionales o empresariales sujetas a IVA: autónomos, cooperativas, sociedades, etc.

A estos efectos, es indiferente el tipo de actividad ejercida por el obligado tributario y los rendimientos obtenidos durante el período impositivo.

De hecho, si la cuantía a abonar es igual a cero, o si el obligado no ha facturado durante el trimestre, persiste igualmente la obligación de presentar este formulario.

En estos casos, los modelos 303 dejarán constancia de que no existe obligación de realizar ningún pago a Hacienda.

Además, hay supuestos en los que el resultado de la declaración no es una cantidad a pagar, sino una cantidad a compensar a favor del contribuyente o un importe que Hacienda debe devolverle.

Cuándo hay que presentar el modelo 303

La liquidación del IVA se hace de manera trimestral, así que hay que presentar este modelo un total de cuatro veces al año.

Además, hay que hacer la presentación y efectuar el pago dentro de los plazos legalmente previstos, que son los siguientes:

  • Primer trimestre: del 1 al 20 de abril.
  • Segundo trimestre: del 1 al 20 de julio.
  • Tercer trimestre: del 1 al 20 de octubre.
  • Cuarto trimestre: del 1 al 30 de enero del año siguiente.

Si el último día del plazo de presentación es inhábil, este se prorroga automáticamente hasta el día hábil inmediatamente siguiente.

Algunos contribuyentes, y quienes se hayan acogido al REDEME (Régimen de Devolución del Impuesto sobre Valor Añadido) tienen que presentar el 303 de manera mensual.

Entre el día 1 y el 30 del mes siguiente.

Además, una vez finalizado el ejercicio fiscal, se ha de presentar el modelo 390, que es un resumen de todos los modelos trimestrales presentados a lo largo del mismo. 

Cómo presentar el modelo 303 del IVA

Desde el 1 de enero de 2023 no se puede hacer la presentación del impuesto en papel, sino que se exige la presentación telemática a través de la sede electrónica de Hacienda, para lo que el obligado debe identificarse mediante DNI electrónico, certificado electrónico o Cl@ve PIN.

En el caso de grandes contribuyentes, grandes empresas, sociedades anónimas y sociedades de responsabilidad limitada, es obligatorio el uso de la firma electrónica.

Una vez hecha la identificación, se accede al formulario y se rellenan los campos correspondientes. Para poder hacerlo, es esencial tener la contabilidad al día y guardar copia (puede ser digital) de las facturas recibidas y de las expedidas.

Se empieza por el IVA devengado, dejando constancia de las cantidades repercutidas en las facturas expedidas, y después se aportan los datos sobre el IVA deducible, que es el soportado en las facturas que se han recibido por parte de los proveedores.

Cumplimentado el modelo 303, el obligado confirma los datos y firma el documento, quedando así presentada la autoliquidación del IVA.

Si el interesado no tiene el impuesto domiciliado, puede hacer el pago descargando el formulario y acudiendo a una entidad bancaria, o utilizando sistemas de pago electrónicos (tarjeta de crédito).

Si ha domiciliado el pago, Hacienda le cargará el importe correspondiente en la fecha prevista.

Tener claro qué es el modelo 303 es el primer paso para estar al día en el cumplimiento de las obligaciones fiscales.

Así que, si necesitas asesoramiento en esta u otras cuestiones, nuestro equipo profesional de Escobar y Sánchez Abogados se encuentra a tu entera disposición.