artículos

La Custodia Compartida: Una visión integral

Custodia compartida

La custodia compartida se ha convertido en una opción cada vez más popular y preferida en el ámbito del derecho de familia, especialmente en España, donde su práctica ha visto un incremento significativo en los últimos años.

Este modelo de custodia, que promueve el cuidado y la educación de los hijos menores de edad de manera conjunta por ambos progenitores tras una separación o divorcio, se fundamenta en el principio de igualdad de derechos y deberes para con los hijos.

En este artículo, profundizaremos en el concepto de custodia compartida, sus beneficios, criterios de aplicación, y cómo se diferencia de otros modelos de custodia, con el objetivo de proporcionar una guía exhaustiva sobre este importante tema.

¿Qué es la Custodia Compartida?

La custodia compartida es un régimen legal que permite que ambos padres mantengan un rol activo y equitativo en la crianza de sus hijos tras una separación o divorcio.

A diferencia de la custodia exclusiva, donde uno de los progenitores obtiene la mayor responsabilidad sobre los menores, la custodia compartida busca garantizar el derecho de los niños a mantener una relación estable y continua con ambos padres.

Beneficios de la Custodia Compartida

Los expertos en psicología infantil y derecho de familia coinciden en que la custodia compartida ofrece múltiples beneficios para el desarrollo emocional y psicológico de los menores, incluyendo:

  • Estabilidad emocional: Al mantener una relación activa con ambos padres, los niños experimentan menos estrés y ansiedad tras el divorcio.
  • Desarrollo de habilidades sociales y emocionales: La interacción constante con ambos padres enriquece el entorno social de los niños, promoviendo un desarrollo emocional más equilibrado.
  • Mejor adaptación a la nueva realidad familiar: La custodia compartida facilita la adaptación de los menores a los cambios familiares, al preservar su vínculo con ambos progenitores.

Criterios para la Aplicación de la Custodia Compartida

La decisión de otorgar la custodia compartida no se toma a la ligera.

Los jueces deben considerar diversos factores para determinar si este modelo es el más adecuado para el bienestar del menor, tales como:

  • La relación de los padres con los hijos y entre sí: Se valora la capacidad de los progenitores para cooperar en aspectos relacionados con la crianza.
  • La opinión de los menores: Dependiendo de su edad y madurez, se puede considerar su preferencia.
  • El entorno de vida de los padres: Se evalúa cómo cada progenitor puede proporcionar un entorno estable y seguro para los niños.
  • La disponibilidad de los padres: Es crucial que ambos padres tengan tiempo y disposición para dedicarse a la crianza compartida.

Modalidades de la Custodia Compartida

La custodia compartida puede adoptar diferentes formas, dependiendo de las circunstancias y necesidades de cada familia:

  • Según el domicilio de los hijos: Puede ser con domicilio fijo, la llamada casa nido donde los niños permanecen en una sola vivienda y los padres se alternan, o con domicilio rotatorio, donde los niños se trasladan entre las casas de ambos progenitores.
  • Según el tiempo de permanencia: Puede haber igualdad en el tiempo que los menores pasan con cada progenitor o puede variar, adaptándose a las necesidades de la familia y el bienestar de los menores.

Pensión de Alimentos y Custodia Compartida

Un aspecto importante a destacar es que la custodia compartida no elimina la obligación de proporcionar pensión de alimentos.

Aunque la responsabilidad económica se comparte más equitativamente, puede haber casos donde uno de los progenitores deba contribuir económicamente al sustento de los hijos, especialmente si existe un desequilibrio significativo en los ingresos.

Como hemos visto, la custodia compartida representa un modelo de crianza post-divorcio centrado en el bienestar y desarrollo integral de los hijos.

Aunque su implementación requiere de una cooperación y comunicación efectiva entre los progenitores, los beneficios que ofrece para los menores justifican su consideración como la opción preferente en situaciones de separación o divorcio.

Es crucial que las decisiones se tomen siempre con el interés superior del menor como principio rector, asegurando que sus necesidades emocionales, sociales y económicas sean plenamente atendidas.

En Escobar y Sánchez Abogados estamos a tu lado para tratar cualquier tema de derecho de familia.

No dudes en contactar con nosotros para cualquier consulta.

Te ayudaremos sea cual sea tu caso. 

CONTACTAR