artículos

Contratos de Interinidad: Definición, ventajas y derechos del trabajador

contrato interninidad

Los contratos de interinidad son una modalidad específica dentro de los contratos temporales, regulados por el artículo 15 del Estatuto de los Trabajadores y el RD 2720/1998 en España.

Se emplean en situaciones donde un trabajador fijo debe ausentarse temporalmente de su puesto, ya sea por motivos personales, reasignación dentro de la empresa o mientras se lleva a cabo un proceso de selección o promoción.

¿Qué implica un contrato de interinidad?

Un contrato de interinidad es un acuerdo temporal entre un empleador y un trabajador, destinado a reemplazar a un empleado fijo durante su ausencia por un período determinado.

La legislación española establece tres circunstancias en las que se puede celebrar este tipo de contrato:

  1. Sustitución por suspensión de la relación laboral: Cuando un trabajador fijo tiene su relación laboral suspendida, conservando su puesto, y se necesita un sustituto temporal.
  2. Cambio de funciones dentro de la misma empresa: Si un empleado fijo asume temporalmente otras responsabilidades en un área diferente, requiriendo un sustituto en su puesto original.
  3. Cobertura temporal por promoción o proceso de selección de personal: Cuando un trabajador es promovido o durante la selección de su reemplazo, se puede contratar temporalmente a un interino.

El contrato de interinidad debe formalizarse por escrito, especificando las condiciones del acuerdo, incluyendo la duración, las tareas a realizar y la remuneración.

Se extingue automáticamente al concluir la circunstancia que lo motivó, sin derecho a indemnización para el trabajador suplente.

Evolución y tendencias del contrato de interinidad en España

La crisis económica del 2008 impulsó el uso de los contratos de interinidad en España, como respuesta a la inestabilidad laboral.

Sin embargo, los datos presentados por el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo muestran una reducción en la duración de estos contratos en los últimos años.

En la última década, el período promedio de un contrato de interinidad ha disminuido de aproximadamente 78 días a unos 53 días en el 2021.

Asimismo, se observa una tendencia a la baja en la utilización de contratos temporales en general.

Durante la crisis del 2008, representaban el 35% del empleo formal, mientras que en la actualidad han descendido al 26%.

Ventajas del contrato de interinidad

Para la empresa:

  • Solución versátil y rápida: Permite cubrir necesidades urgentes y temporales de personal.
  • Flexibilidad en las funciones: El trabajador sustituto puede desempeñar tareas distintas o de apoyo, adaptándose a las necesidades del momento.
  • Ahorro económico: La remuneración del interino puede ajustarse según las funciones y responsabilidades asumidas.

Para el trabajador:

  • Experiencia laboral: Oportunidad para adquirir experiencia en distintas áreas y empresas.
  • Formación y capacitación: Posibilidad de aprender nuevas habilidades y conocimientos.
  • Networking: Ampliación de la red de contactos profesionales.
  • Beneficios corporativos: Acceso a los beneficios que ofrece la empresa a su plantilla, según corresponda.

Derechos del trabajador con un contrato de interinidad

A pesar de ser un contrato temporal, el trabajador interino disfruta de derechos equiparables a los de un contrato indefinido:

Vacaciones:

Según la ley 2/2015, el trabajador con contrato de interinidad tiene derecho a un período de vacaciones equivalente al de cualquier otro empleado. Esto implica un mínimo de treinta días naturales o veintiún días laborales. En contratos inferiores a un año natural, las vacaciones se calcularán proporcionalmente.

Seguro médico:

El trabajador interino tiene derecho al mismo seguro médico que los empleados con contrato indefinido, proporcionado por la empresa durante la duración de su contrato.

Finalización del contrato por el empleado:

Si el trabajador desea poner fin al contrato antes de su vencimiento, deberá respetar el período de preaviso establecido en el contrato. No obstante, en estos casos, no tendrá derecho a indemnización.

Finalización del contrato por la empresa:

La empresa puede dar por terminado el contrato de interinidad cuando se reincorpore el trabajador sustituido, expire el plazo acordado o desaparezca la causa que justificó la reserva del puesto.

En el caso de contratos celebrados durante procesos de selección o promoción, se extinguen al cumplirse tres meses, como máximo, conforme a la ley.

En conclusión, los contratos de interinidad ofrecen una solución práctica y flexible tanto para empresas como para trabajadores en situaciones temporales de ausencia o cambio.

Con una adecuada comprensión de sus implicaciones legales y beneficios, tanto empleadores como empleados pueden aprovechar al máximo esta modalidad contractual en el ámbito laboral español.