Subrogación de Hipoteca

La subrogación de hipotecas es una opción financiera que permite a los titulares de préstamos hipotecarios modificar las condiciones de …

La subrogación de hipotecas es una opción financiera que permite a los titulares de préstamos hipotecarios modificar las condiciones de su hipoteca, bien cambiando de banco o transfiriendo la deuda a otro deudor.

Este proceso puede resultar en una mejora significativa de las condiciones del préstamo, adaptándose mejor a las necesidades actuales del titular o aprovechando mejores ofertas en el mercado.

¿Qué es la Subrogación de Hipoteca?

La subrogación de hipoteca se refiere a la modificación de las condiciones de un préstamo hipotecario mediante dos vías principales:

  • Subrogación de deudor: Cambio del titular del préstamo hipotecario. Esta opción es común cuando se vende una propiedad que aún está bajo hipoteca, y el comprador asume la deuda existente.
  • Subrogación de acreedor: Cambio del banco o entidad financiera que concedió la hipoteca. Permite al titular del préstamo mejorar las condiciones de su hipoteca, como obtener un tipo de interés más bajo, sin necesidad de cancelar el préstamo y abrir uno nuevo.

Consideraciones Importantes

Antes de decidirte por la subrogación, es crucial evaluar las nuevas condiciones ofrecidas y los costes asociados al proceso para determinar si realmente resultará en un beneficio económico.

Gastos de la Subrogación de hipoteca

La subrogación de una hipoteca implica ciertos gastos, entre ellos:

  • Comisión por subrogación: Cantidad que el banco puede cobrar por modificar el contrato hipotecario.
  • Tasación de la vivienda: Necesaria para el proceso, suele correr a cargo del cliente.
  • Gastos legales: Incluyen los costes de notaría, registro y gestoría, aunque algunos de estos pueden ser asumidos por el nuevo banco.

No obstante, se evitan algunos gastos como el impuesto de actos jurídicos documentados (IAJD), aplicable en la constitución inicial de la hipoteca.

Pasos para Subrogar una Hipoteca

  1. Selección de la nueva oferta hipotecaria que mejor se ajuste a tus necesidades.
  2. Solicitud formal de subrogación en la entidad elegida, que evaluará tu situación financiera y te presentará una oferta.
  3. Comunicación entre bancos: Tu nuevo banco informará al actual sobre la intención de subrogar, iniciando el proceso formal.
  4. Evaluación de contraoferta: Tu banco actual puede presentar una contraoferta, la cual puedes aceptar (y proceder a una novación) o rechazar para continuar con la subrogación.
  5. Firma ante notario: Si se prosigue con la subrogación, el último paso es firmar la nueva escritura hipotecaria.

Ventajas de la Subrogación

  • Ahorro en intereses: Potencial reducción de la tasa de interés del préstamo.
  • Eliminación de vinculaciones: Posibilidad de eliminar productos asociados no deseados.
  • Adaptabilidad: Ajuste de las condiciones del préstamo a las necesidades actuales del titular.

En resumen, la subrogación de hipotecas es una herramienta útil para aquellos que buscan mejorar las condiciones de su préstamo hipotecario.

Ya sea cambiando de banco para aprovechar mejores tasas de interés o permitiendo que un nuevo comprador asuma la deuda de la propiedad, este proceso ofrece flexibilidad y potencial ahorro.

Sin embargo, es fundamental hacer un análisis detallado de los costes y beneficios antes de tomar una decisión.

Pignoración en Préstamos: Una opción de Garantía AlternativaPignoración en Préstamos: Una opción de Garantía Alternativa

Relacionado

Cómo saber si una inmobiliaria es legal y de fiar

Cuando nos enfrentamos a la decisión de comprar o vender ...

Hasta cuándo se pueden reclamar los gastos hipotecarios de viviendas compradas antes de 2019?

¿Hasta cuándo se pueden reclamar los gastos hipotecarios de notario, ...

Avales ICO para la financiación Hipotecaria

Nuevos avales ICO para Hipotecas El mercado inmobiliario español está ...

Suscríbete a nuestro Blog