cenicientaLa importancia del tiempo y los plazos.

Antes de que el reloj toque las doce campanadas puedes ahorarte hasta 1.400 euros por desgravaciones de compra de vivienda, haciendo aportaciones a planes de pensiones…

Aprovechar oportunidades fiscales.

Como la Cenicienta y antes de fin de año, se pueden aprovechar oportunidades que nos brinda Hacienda y que están en vigor (son totalmente legales).

Podemos reducir las cuentas con Hacienda si agudizamos el ingenio y ponemos la vista en las desgravaciones fiscales que nos brindan productos financieros como las hipotecas, los planes de pensiones, o las cuentas ahorro vivienda.

Podemos ahorrarnos en torno a 1.400 euros si aprovechamos las ventajas fiscales que reconoce la ley del IRPF, eso sí, antes de las 12.

Si te has comprado una casa tendrás una importante reducción en tu próxima Declaración de la Renta.

Lo mismo pasa si rehabilitas o abres una cuenta vivienda.

Ojo con el reloj.

El año 2010 será el último ejercicio en el que todos los contribuyentes, con independencia de su nivel de renta, disfrutarán de una desgravación del 15% en función de lo aportado en el pago de sus cuotas por hipoteca, con un máximo anual de 9.015 euros.

Si te pasas de hora, es decir, a partir del 2011, entran en vigor importantes cambios que reducen la deducción en función de las rentas del contribuyente y entonces, desaparece la desgravación por compra de vivienda para quienes compren un piso, lo financien con una hipoteca y declaren unos ingresos superiores a 24.107 euros anuales.

A partir del 2011, si abres una cuenta vivienda ya contarán con las mismas limitaciones que las hipotecas.

Todavía hoy, todas las aportaciones a estas cuentas tienen una deducción del 15%, hasta el mismo máximo, de 9.015 euros.

Algunas ventajas fiscales.

Rehabilitar la vivienda.

En este caso el límite deducible máximo está situado también en 9.015 euros.

Como requisitos básicos, la reforma que debe hacerse como ampliación o consolidación de estructuras, fachadas y cubiertas, debe tener un coste global que supere el 25% del precio de adquisición o de mercado en el momento de efectuarla u obtener la calificación de actuación protegida.

Aportar a un plan de pensiones.

En la inmensa mayoría de los casos se consigue un ahorro fiscal medio de unos 1.200 euros.

Evidentemente que el ahorro dependerá de lo aportado al referido plan.

La regla general es que las aportaciones anuales realizadas a planes de pensiones son deducibles de la base imponible del IRPF hasta el menor de los siguientes importes: el 30% de la suma de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas percibidos de modo individual en el ejercicio o 10.000 euros anuales, para menores de 50 años. Para mayores de 50 años el porcentaje se eleva al 50% o 12.500 euros anuales. Cuando se hacen declaraciones conjuntas, el límite es individual para cada integrante de la unidad familiar.

Otras Ideas rentables.

Haz donativos a una ONG porque esto, las aportaciones a partidos políticos o abonar las cuotas a un sindicato también desgrava para pagar menos a hacienda.

Abrir una Cuenta Ahorro Empresa.

Si tienes vocación de empresario, te hará disfrutar de una deducción fiscal del 15% de los ingresos que hagas a ésta.

Escrito por