paseilloEn Sevilla estamos acostumbrados a relacionar el paseillo… y otros términos taurinos, como la puerta del príncipe con algo positivo, ahora y por culpa de un ministro, va ser que no.

Para centrarnos, la Constitución Española dice que : “Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.”

El ministro de Justicia (?) y Esperanza Aguirre (por una vez de acuerdo con él) dicen:

Que no quieren que nadie (salvo excepciones) vea a la infanta Cristina llegar a los juzgados, porque tendrá que declarar en calidad de imputada.

Imputada por qué?

Por los delitos de blanqueo de capitales y otros asuntos fiscales en su supuesta participación en el caso Nóos.

El ministro de Justicia (?) ha defendido que no se deben producir “penas paralelas” y que se debe evitar “algún tipo de situación que pueda considerarse perjudicial” para la declaración judicial.

La razón que argumenta Gallardón es que la hija del rey ha decidido declarar ante el juez de manera “voluntaria”.

Independientemente de lo vergonzoso que resulta que el ministro olvide que, si no lo hubiese hecho de manera voluntaria, también tendría derecho a no ser enjuiciada paralelamente, como dijo Sabina en su canción “Princesa”, ya es demasiado tarde.

Es demasiado tarde porque esta mujer ya ha sido enjuiciada paralelamente, es demasiado tarde porque otros ya han corrido la misma (mala) suerte sin que ningún ministro, fiscal, ni otra suerte de cargos gubernativos hayan puesto ni siquiera el susurro en el cielo cuando injustamente “les ha tocado”, y es demasiado tarde porque ¿Cómo va a justificar que hasta ahora sí se hayan hechos jucios paralelos sin que se haya movido un dedo?.

Además, hay que recordar que hablamos de entrar a declarar al juzgado voluntariamente…¿Quién ha dicho que la vayan a vilipendiar? a lo mejor le aplauden.

De todas formas, no hay mal que por bien no venga porque si lo de la hija del rey sirve para que la masa, el vulgo, el pueblo en definitiva, no prejuzge en el futuro, bien hecho está sí señor.

Recordatorio a quien corresponda: Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

Escrito por

CONSULTAR